Cabecera de Segura de Baños (Teruel)
Inicio Eventos Reseña
histórica
Datos
económicos
AgroTienda Rutas Lugares
naturales
Bienes de
interés cultural
Galería de
imágenes
Servicios
públicos
 

Reseña histórica de Segura de los Baños

Patrimonio Cultural de Aragón
Museos y Centros de Interpretación de Oliete
Biblioteca virtual de Derecho Aragonés Red de Bibliotecas de Aragón
   
   
   
Ayuntamiento de Montalbán (Teruel)
Ayuntamiento de Anadón (Teruel)
Ayuntamiento de Maicas (Teruel)
Ayuntamiento de La Hoz de la Vieja (Teruel)
Ayuntamiento de Villanueva del Rebollar de la Sierra (Teruel)
Vivel del Río Martín (Teruel)
Ayuntamiento de Salcedillo (Teruel)
Huesa del Común (Teruel)
   
   
   
Hemeroteca de ABC
Hemeroteca de La Vanguardia
Diccionario Madoz
PARES Portal de Archivos Españoles
   
   
   
   
   
 
 
 
 
 
Emblemas de Segura de los Baños
Escudo de Segura de los Baños (Teruel)
 
 
 
Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España.
Escrito por Pascual Madoz (1.845)

Villa con ayuntamiento, cabecera del partido judicial de su nombre (el juzgado reside en Montalbán, a 2 leguas de distancia de aquel pueblo) en la provincia de Teruel (a 12 leguas), diócesis y audiencia territorial de Zaragoza (a 14 leguas) y capitanía general de Aragón.

El pueblo que nos sirve de epígrafe para este articulo presenta en el día las señales indestructibles de la guerra civil montones de escombros y de ruinas testifican por todas partes los estragos que durante aquella época desastrosa para la nación sobrevinieron a este pueblo , que fue completamente destruido por convenir así a los intereses de uno de los partidos beligerantes; solo quedó como testigo del llanto de tantas familias, que en un día perdieron su fortuna y la de sus hijos, un elevado castillo que a su vez fue reducido a escombros por otra de las partes contendientes.

Pacificado felizmente el país se pensó en reedificar a Segura, pero lo que fue aniquilado en pocos momentos necesita muchos años para que vuelva a su primitivo estado así pues, los edificios que hoy se están levantando, y que dan nombre al pueblo, se encuentran

Situación: a 1 legua al norte de uno de los nacimientos que dan origen al río Martín, en una colina perfectamente ventilada.

Goza de un clima saludable, pero muy frio.

Tiene en la actualidad (1.848) de 80 a 100 casas de regular construcción, y el ayuntamiento se ocupa en levantar un edificio para los usos de la corporación con cárcel para el juzgado; la iglesia parroquial, que estaba dedicada a San Juan Bautista, se halla a medio reedificar, y su curato es de término y de concurso y provisión ordinaria; en el día se ha habilitado un pequeño edificio para el culto de los fieles.

Confina el término municipal por el norte con el de Maicas; al este con el de Armillas; al sur con Vivel, y oeste con Torrecilla del Rebollar; hay en él algunos manantiales de buenas aguas y el tan célebre que da nombre a los baños de Segura, que aunque muy concurridos se encuentran en mal estado por haber sido destruidos cuando el pueblo.

El terreno participa de llano y monte; tiene algunos trozos de regadío y algún arbolado de pinos y retoños de carrasca, varios arbustos, monte bajo y pastos.

Los caminos generalmente son de herradura; y aunque a Segura llegan carros, es con bastante dificultad y no poco riesgo.

El correo se recibe de la capital de la provincia tres veces a la semana.

Producción: trigo, legumbres y algún azafrán; hay ganado lanar cuyo vellón es muy estimado por su finura, y caza no solo menor sino de ciervos que se crían con abundancia,

Población: hoy apenas cuenta esta villa con 100 vecinos. La matrícula catastral de 1842 le asigna 102 y 407 almas; antes de su destrucción ascendía el número de aquellos a unos 400 y el de estas a cerca de 2.000.

Historia: esta población ha sido muy célebre en la guerra civil seguida a la muerte de Fernando VII. Hasta la última época de aquella no ofrece sin embargo cosa remarcable.

Fue muy de notar entonces el ardid de que se valió el célebre caudillo carlista D. Ramón Cabrera, para completar la fortificación de Segura sin ser atacado por las tropas de la reina. Supo que Van-Halen había puesto en movimiento parte de sus tropas para efectuarlo entonces fingió Cabrera una carta en nombre de cierto sujeto del país, reputado por adicto de la reina, y la dirigió por medio de un espía a dicho general con todas las precauciones necesarias, avisándole que Cabrera iba a atacar a Onda, lo que hizo aparentasen al mismo tiempo algunas de sus tropas.

Esto pudo distraer algún tanto la resolución de Van-Halen dando lugar a que las fortificaciones se completasen (marzo de 1839). Pronto sufrió esta fortificación los mas recios embates de las tropas de la reina, pero sus valientes defensores supieron sostenerla con el mayor denuedo. Fueron notables el arrojo bizarría con que el 23 de marzo se disputaron entre Carera y Ayerve las posiciones tan fuertes que ofrece el camino de Cortes a Segura, robustecidas con gran número de parapetos. El 6 de abril Van-Halen y Ayerve hicieron un reconocimiento sobre Segura, y Cabrera distrajo nuevamente su atención, llamándola sobre Villafamés.

El fuerte de Segura era considerado como de la mayor importancia, y del éxito de su conquista se hizo depender la suerte del reino de Aragón, mas cuanto fueron grandes los esfuerzos del general de la reina para conseguirla, tanto lo fueron los de Cabrera y de su distinguida guarnición para conservarlo.

En 18 de febrero de 1840, ocurrió entre esta guarnición una escisión que dio por resultado inmediato, la muerte del gobernador D. M. Macipe, el mayor de plaza, y otro oficial que los acompañaba.

En 23 se presento delante de este fuerte el duque de la Victoria, practicando un detenido reconocimiento, y disponiendo las operaciones del sitio. Cinco baterías rompieron el fuego a las dos de la tarde del 27 contra las fortificaciones y cesaron llegada la noche habiendo tocado a parlamento los sitiados el 29, días de Espartero, tomó este posesión de la plaza, habiéndose rendido a discreción sus defensores en número de 273 individuos de tropa, 14 oficiales, y su gobernador interino, nombrado por los amotinados del 18, D. José Méndez, capitán del 6.° batallón de Aragón.